Archive for the 'Cristina K' Category

¡Felices Fiestas!

tarjeta_de_navidad

(Imagen recibida por mail)

Anuncios

Charla de café VI

La siguiente es una charla imaginaria entre Cristina (CFK), Ayn Rand (AR) y Henry Hazlitt (HH).

CFK: Muy buenos días. Vengo con mucha fuerza, con muchas esperanzas, con muchas ilusiones. Hoy es un día de mucha paz, de mucha tranquilidad, de mucha felicidad de poder encontrarme con ustedes para charlar, entender lo que es un emprendedor, lo que es un empresario, lo que significa la cadena de valor.

AR: Un comerciante es alguien que gana lo que obtiene y no da ni toma lo inmerecido. Un comerciante no pretende que se le pague por sus fracasos, ni que se lo ame por sus defectos. Un comerciante no despilfarra su cuerpo como si fuera forraje, ni su alma como si fuera limosna. Así como no entrega su trabajo excepto a cambio de valores materiales, tampoco entrega los valores de su espíritu -su amor, su amistad, su estima- como no sea en pago por virtudes humanas, en pago por su propio placer egoísta, que él recibe de hombres a los que puede respetar.

CFK: Creo que los argentinos, todos, debemos entender cómo debe funcionar nuestro país, y cómo debe funcionar la actividad empresaria. Muchas veces cuando vienen períodos o épocas, como las que hoy están en el mundo, producto no de la Argentina, no de nuestros empresarios, producto no de nuestras economías, entonces creen que, tal vez, deban retraerse o tal vez achicarse para preservar lo que se ganó y entonces el resto no importa.

AR: No reconozco a nadie derecho alguno sobre un minuto de mi vida. Ni sobre parte alguna de mi energía. Ni sobre ningún logro mío. No me interesa quién lo pida, cuántos son los que lo hacen, ni el tamaño de su necesidad. Lo que vale es lo que el hombre es y hace de sí mismo, no lo que haya o no haya hecho por los demás. No hay sustitutos para la dignidad personal. No hay más parámetro de la dignidad personal que la independencia. Quien intenta vivir para los demás es un dependiente. Es un parásito en su motivación y hace parásitos a quienes sirve.

CFK: Todos debemos tener mesura, yo la primera de todos. Me gustaría por ahí decir muchas cosas, ustedes me conocen, pero no, lo único que pido al menos es el decoro y la mesura del otro lado.

AR: Tú, adorador del cero, nunca has llegado a descubrir que vivir no equivale a evitar la muerte; que alegría no es ausencia de dolor, inteligencia no es ausencia de estupidez, luz no es ausencia de oscuridad, y una entidad no es ausencia de no-entidad. No se logra construir absteniéndose de demoler; siglos de espera en tal abstinencia no levantarán ni una sola columna que evitas demoler. Una persona piensa y trabaja sola. Pero no puede robar, explotar ni gobernar sola. El robo, la explotación y el gobierno presuponen la existencia de víctimas.

CFK: Hay que crear las condiciones para los diálogos, es muy difícil dialogar cuando desde el otro lado se insulta o se agravia. Creo que lo más importante de todo antes que dialogar es crear condiciones para el diálogo, y crear condiciones para el diálogo significa hablar de política sin adjetivaciones, sin insultos, sin agravios, sin descalificaciones.

AR: No tengo nada que ganar de tontos ni de cobardes; no busco obtener beneficio de los vicios humanos: de la estupidez, la deshonestidad o el temor.

CFK: En fin, hay diferentes modos de vivir, a mí particularmente me gusta la sidra, no me gusta el champagne y no es una cuestión ideológica, es una cuestión de gustos nada más. Hace unos días en este mismo ámbito hablábamos y presentábamos un Plan de Contingencia. La novedad: el Estado ha vuelto a recobrar una presencia, pero no para obturar o ahogar a los empresarios, sino que por el contrario, para, como lo dije en otras oportunidades, asociarse junto a él para profundizar, para apuntalarlo con el objetivo sí, de todos, de empresarios pero, fundamentalmente, del Estado, de preservar a nuestros trabajadores y también lograr que aquellos que aún no tienen trabajo, tengan un trabajo.

HH: La ayuda estatal a los negocios es a veces tan temible como la hostilidad del Gobierno. El verdadero problema no es si en el año X habrá tantos o cuantos millones de personas empleadas, sino cuál será el volumen total de nuestra producción en aquella época, y, en consecuencia, nuestro nivel de vida. Las tribus primitivas están desnudas, su alimentación y alojamiento son míseros, pero no padecen paro. No hay nada más fácil de conseguir que el empleo total cuando, considerado como un fin, queda desligado del objetivo de la plena producción. La producción es el fin; el empleo, únicamente el medio de conseguirla. No podemos prolongar indefinidamente un estado de pleno rendimiento de nuestra economía sin engendrar al propio tiempo empleo total. Por el contrario, podemos conseguir fácilmente empleo total sin haber alcanzado la producción plena.

CFK: Pero la obra pública, la inversión pública concebida como un instrumento importantísimo en el crecimiento de la actividad económica de un país, por lo que provee en materia de infraestructura social y económica, para nosotros, para esta administración, es una convicción, es un concepto político estructural que hemos venido desarrollando no solamente desde el año 2003 sino desde que nos tocó la responsabilidad de dirigir los destinos de una comunidad.

HH: Centenares de descabellados proyectos invariablemente se ejecutan persiguiendo como principal finalidad proporcionar empleos y dar trabajo, aún cuando aparezca más o menos dudosa su práctica utilidad. Por lo demás, cuanto más ruinosa sea la obra, más elevado el coste de la mano de obra invertido, mejor cumplirá el propósito de proporcionar mayor empleo. En tales circunstancias, es poco probable que los proyectos madurados por los burócratas proporcionen la misma suma de riqueza y el mismo bienestar por dólar gastado que los que proporcionarían los propios contribuyentes si, en lugar de verse constreñidos a entregar parte de sus ingresos al Estado, los invirtieran con arreglo a sus deseos.

CFK: Puedo asegurar que nunca sentí tanto placer y nunca me sentí tan… -no me gusta la palabra realizada, me hace acordar a un personaje de hace muchos años, “te sentís realizado”- pero el tema es el siguiente, cómo uno puede cumplir con los objetivos que se ha propuesto cuando se termina un camino, una ruta, una vivienda, una escuela, un hospital y luego uno pasa y lo mira, siempre pasa y lo mira. Esto me pasaba mucho en mi provincia, en Río Gallegos cuando les decía a mis hijos que cuando fueran grandes y pasaran por tal hospital o por tal ruta, le iban a decir a sus hijos que lo había hecho su abuelo. A Kirchner no le gusta mucho lo de abuelo, pero bueno, en algún momento a todos nos llega ser abuelos. Pero me refiero a lo importante que es visualizar la gestión del Estado como un lugar donde hacer cosas que puedan ser valorizadas y disfrutadas por los otros.

AR: Tú, si no fuera por nosotros, no serías capaz de satisfacer, ni siquiera de concebir, tus deseos. No serías capaz de desear la ropa que no hubiera sido confeccionada, el automóvil que no hubiera sido inventado, el dinero que no hubiera sido ideado como intercambio por bienes que no hubieran existido, la admiración que no hubiera sido experimentada por hombres sin logros, el amor que pertenece y corresponde sólo a aquellos que preservan su capacidad de pensar, de valorar.

HH: Todos los fondos del Estado proceden de las exacciones fiscales. Y el crédito mismo del Estado, tantas veces proclamado, se basa en el supuesto de que las obligaciones que asume serán afrontadas en última instancia con el producto de los impuestos. Cuando el Gobierno subvenciona o concede anticipos, en realidad grava negocios privados prósperos para auxiliar ruinosos negocios privados.

CFK: Estamos abordando el diseño de una política en materia de inversión de obra pública que no es improvisada, ni se hizo entre cuatro paredes ni es algo producido por novatos. Es gente que ha trabajado durante años, que se ha especializado en ello y que además lo ha hecho con un criterio absolutamente federal y participativo, como ha sido en definitiva también toda la obra pública que se ha desarrollado desde el año 2003 a la fecha, donde más del 85 por ciento ha sido descentralizada y ejecutada directamente por provincias o municipios.

HH: No se trata simplemente, como a menudo se supone, de tomar algo del bolsillo derecho de la nación para ponerlo en el izquierdo. Esto es hablar como si el país fuera una gigantesca empresa mercantil y como si tales operaciones implicaran meros apuntes contables. Los inversores estatales olvidan que están tomando el dinero de A para entregarlo a B. Mejor dicho, lo saben muy bien; pero en tanto extensamente aluden a los beneficios que el proceso reporta a B y se refieren a las cosas maravillosas de que disfrutará y que no hubiera soñado si tal dinero no el hubiera sido entregado, pasan por alto las consecuencias que A habrá de soportar. En el mundo moderno no se aplica a todas las gentes igual porcentaje de impuesto sobre los ingresos personales. La mayor carga fiscal recae sobre un sector limitado de los contribuyentes y dicha contribución sobre la renta ha de ser suplementada mediante otros tipos de imposición. Tales exacciones inevitablemente afectan a las acciones e incentivos de las personas que tienen que soportarlas.

CFK: Como dice un viejo refrán, a Dios lo que es de Dios y al César de lo que es del César, o al revés, no sé cómo es pero se trata de eso.

HH: Cuando una empresa pierde cien centavos por cada centavo de dólar perdido y sólo se le permite conservar sesenta de cada dólar ganado; cuando no puede compensar sus años de pérdidas con sus años de ganancias, o no puede hacerlo adecuadamente, su línea de conducta queda perturbada. No intensifica su actividad mercantil, o si lo hace, sólo incrementa aquellas operaciones que implican un mínimo de riesgo. Aquellos que se percatan de esta realidad se retraen de iniciar nuevas empresas. De esta suerte, los empresarios establecidos no provocan la creación de nuevas fuentes de trabajo o lo hacen en grado mínimo; muchos deciden no convertirse en empresarios. El perfeccionamiento de la maquinaria y la renovación de los equipos industriales se produce a ritmo más lento, y el resultado, a la larga, se traduce en impedir a los consumidores la adquisición de productos mejores y más baratos, con lo que disminuyen los salarios reales.

CFK: Por la contingencia hemos remodelado, hemos rediseñado, hemos aumentado el nivel de inversión. Hemos pedido a todos los sectores sostener el nivel de ocupación.

HH: Las gentes comienzan a preguntarse por qué tienen que trabajar seis, ocho o diez meses del año para el Gobierno y sólo seis, cuatro o dos meses para ellos mismos y sus familias. Si pierden el dólar completo cuando pierden, pero sólo pueden conservar una parte de él cuando lo ganan, llegan a la conclusión de que es una tontería arriesgar su capital. De esta suerte, el capital disponible decrece de modo alarmante. Queda sujeto a imposición fiscal antes de ser acumulado. En definitiva, al capital capaz de impulsar actividad mercantil privada se le impide, en primer lugar, existir, y el escaso que se acumula se ve desalentado para acometer nuevos negocios. El poder público engendra el paro que tanto deseaba evitar.

CFK: Nadie es perfecto, todos nos equivocamos. Quiero agradecerles que una vez más se han acercado aquí precisamente para conocer las medidas, porque es de biennacidos, decía mi abuela, una española, es de biennacidos ser agradecidos.

Fuentes:
*Discursos Presidenciales
*El Manantial (Ayn Rand)
*La Rebelión de Atlas (Ayn Rand)

Inseguridad

Las siguientes viñetas son creación de Rayma, y si bien fueron hechas en referencia a la situación venezolana, creo que se aplican perfectamente a la realidad de nuestro país.

12104ray_jpg_297_380delincuenciaestadisticainseguridad

 

¿Hasta cuándo?

Hoy: Todos al Congreso

nonosroben

VIENEN POR TODO, POR VOS TAMBIÉN

¡ VIENEN POR TODO !
… y por vos también!

NO AL ASALTO DE NUESTROS FONDOS EN LAS AFJP

El martes 28 a las 18.00hs en Callao y Corrientes. A las 19 al Congreso.

¡Resistencia y rebelión!

¡No dejemos que nos roben nuestros ahorros otra vez!

• 9.5 MILLONES DE ARGENTINOS ELEGIMOS

MANTENER NUESTROS AHORROS EN LAS AFJP.

• 1.2 millones eligieron pasarse al reparto estatal.

• ¡RESPETEN NUESTRA LIBERTAD DE ELEGIR!

• “PARA MI ES SIMPLEMENTE UN ROBO”.

Lo dijo hasta Juan D. Perón

• CRISTINA DICE QUE NOS ROBA PARA PROTEGERNOS:

Nosotros le decimos: ¡NO NOS MIENTAS MÁS!

• TIENEN PROBLEMAS FISCALES, LES FALTA CAJA,

Y YA DESPILFARRARON NUESTROS IMPUESTOS.

ANTES FUE EL CORRALITO, DESPUES LA PESIFICACIÓN,

LUEGO LE TOCÓ A LOS BONISTAS,

DESPUÉS AL CAMPO, AHORA A LAS AFJP, …

EL PRÓXIMO SOS VOS!

¡DESPERTATE!

La mesa de enlace de grupos de autoconvocados contra la confiscación reunida esta mañana definió como primer medida de protesta convocar a una movilización popular para el día martes 28 de octubre.
La concentración que se iniciará a las 19.00 en la plaza del Congreso para exigir a los legisladores el rechazo total al proyecto de confiscación de los 30 mil millones de dólares de aportes previsionales que pertenecen a quienes los aportaron y no a la señora Kirchner.
VIENEN POR TODO Y POR TODOS. TAMBIEN POR VOS
Buenos Aires 25 de octubre de 2008

Fabián Bergenfeld
José Benegas
Marina Carbajal
Hector Huici
Luis Romero
Ezequiel Vazquez Ger
Marian Teves
Hector Vazquez

Una expropiación más y van…

Ya en Agosto de 2007, en The Forgotten Man nos preguntábamos cómo haría el gobierno para pagar los intereses de la deuda en los años venideros. Pues bien, este año hemos visto como solución la creciente presión impositiva, con las retenciones a la exportación como un ejemplo pintoresco de esta circunstancia. La nueva medida adoptada por nuestro gobierno “K tras K” (en todo sentido) es la re-estatización de las jubilaciones. Una nueva expropiación y van…

¿La excusa? La crisis financiera internacional debilitó la capacidad de pago de las AFJP, por lo que el Estado, en su magnanimidad, deberá hacerse cargo de los avariciosos aportantes que despreciaron la oportunidad de regresar al sistema de reparto el año pasado. Sería como “el regreso del hijo pródigo”, con una pequeña variante: al abandonar la casa el joven, el padre lo sigue, lo apedrea, y cuando el muchacho está tirado en el lodo, envía a sus agentes armados para que lo arrastren nuevamente al hogar.

Es interesante el argumento “rescate” que propone el gobierno, ya que las dificultades financieras que las AFJP enfrentan se deben, esencialmente, a las acciones gubernamentales. En primer lugar, se obligó a las AFJP a que compraran bonos estatales, que a lo largo de la historia fueron incluidos en planes de quita de deuda, pesificados, y defaulteados por la intervención de Moreno en el INDEC. Debemos recordar que los bonos de deuda que compulsivamente tuvieron que adquirir las AFJP ajustan el capital por el índice de precios, y, como bien señalaba Kretina en julio del año pasado, “cada punto de inflación representa 420 millones de pesos” que el gobierno robó de nuestros aportes jubilatorios mes a mes a través de la subestimación de la inflación. Pero esto no es todo. Las AFJP también fueron obligadas a repatriar los fondos que tenían invertidos en Brasil, y entregarle sus dólares al Estado, de modo que todos pudiéramos participar en la recuperación de reservas del Banco Central. Y finalmente, el traspaso de aportantes del sistema de capitalización al de reparto (en muchos casos sin consentimiento de los afectados), con el que el gobierno pudo inflar el superávit fiscal, olvidando mencionar que cada peso recaudado hoy es un peso adeudado para mañana. Tomando todos estos factores en consideración, las declaraciones del Jefe de Gabinete generan una cierta indignación: “Las AFJP incumplieron su deber de financiar el desarrollo, de invertir en actividades productivas, de apoyar la industria. Por eso termina el régimen y lo anuncia la Presidente (…) Las AFJP, como sistema, nos desilusionó: incumplió con su misión de largo plazo para los sectores productivos.” Claro, sus fondos no estaban disponibles, ¡debido a la expropiación llevada a cabo por el gobierno!

El efecto inmediato de esta medida es la reducción de la deuda estatal, ya que los títulos en poder de las AFJP van a ser destruidos en la estatización. De alguna forma, el gobierno estaría expropiando su propia deuda. Sin embargo, dado que las AFJP son las principales demandantes de bonos emitidos por el Estado, una pregunta pertinente es a quién le van a vender estos títulos en el futuro. Porque, más allá de los $15.000 millones anuales que se agregan a la caja estatal, el acelerado crecimiento del gasto público va a obligar al gobierno a endeudarse aún más. ¿Nos convertiremos en una colonia más del Imperio Bolivariano? ¿Seguirá Tata Chávez rescatándonos?

Pero aún más preocupante que la idea de que $15.000 millones anuales, que podrían invertirse en algo productivo, vayan a financiar los delirios populistas de nuestros líderes políticos (¿cuántos choripanes se pueden comprar con ese dinero?), es el hecho de que nuevamente nuestros derechos constitucionales son pisoteados y nuestra respuesta, como sociedad, es nula. El único “laissez faire” permitido en este país es el ejercido por el gobierno. ¿Dónde está el límite? ¿Cuándo vamos a reaccionar? Porque al ritmo al que vamos, lo único que nos diferencia de Venezuela es tiempo. Y de Cuba, un tiempo más.

 “La ignorancia del pueblo, en el gobierno de sí mismo, es una mina de poder para los gobernantes sin probidad, que son los negreros de sus compatriotas, al favor de esa ignorancia. Es en fuerza de esa ignorancia, que el pueblo cree que elige lo que sus gobernantes le hacen elegir; cree que piensa por él lo que sus gobernantes le hacen pensar; cree que por sí mismo hace cuanto hace, y la verdad es que nada hace, sino lo que el gobierno le hace hacer. Cree que es poseedor, y en realidad es poseído; se figura que es soberano y señor de sí mismo, y en realidad es vasallo servil de sus gobernantes. Porque su nombre y su poder son invocados en los actos de sus gobernantes, tal pueblo se considera garantido contra el despotismo, y no se apercibe de que es oprimido sin refugio, porque es oprimido con su propia soberanía y en su propio nombre; de que su tiranía es indestructible, precisamente porque es tiranizado con su propio poder o libertad. Sólo en este sentido burlesco, puede decir que se gobierna a sí mismo, y que es libre un pueblo dotado de tal ignorancia. Y no es otro ni puede ser otro el modo de ser libres de los pueblos que carecen de la inteligencia, de la educación, de la costumbre de gobernarse a sí mismos, en lo cual consiste toda la libertad política.”
Juan Bautista Alberdi 

El rol del Estado

Llegó al Centro Municipal de Viedma, Río Negro, vestida de celeste y blanco. Cual bandera viviente, se encaminó con su bamboleo habitual al micrófono. Frunció el ceño, apretó los labios, y con su ya tan familiar cara de constipación anunció: “aquí en Río Negro hoy me sentí como en casa, estoy en casa, estoy en Patagonia, que no es solamente una región geográfica, no es solamente un lugar en el mapa”. Los aplausos no se hicieron esperar, el público rugía enardecido: había comenzado un nuevo discurso presidencial.

“La importancia insustituible e irreemplazable del rol del Estado” fue el tema central de la alocución: “Yo les hablaba del modelo del Estado, de un modelo que durante mucho tiempo, durante décadas, fue denostado en el mundo, nos acusaban de nostálgicos, de intervencionistas, de que no respetábamos las reglas del mercado, cuando en realidad lo que siempre hemos promovido es la articulación entre lo público y lo privado, pero sabiendo del rol indelegable e insustituible que tiene que cumplir el Estado cuidando, controlando y regulando, para que la sociedad entera pueda ser también promovida, y que la generación de riqueza no sea solamente para unos pocos mientras el resto pone la ñata contra el vidrio, esto es importante remarcarlo.” Querido lector, ¿ya se ha recuperado del ataque de carcajadas? ¿Ha secado las lágrimas de sus ojos? Es que, con frases como éstas, a lo único a lo que puede (pro)mover el Estado a los ciudadanos es a la risa o al llanto.

En su autobiografía, Daniel Barenboim escribió: “En realidad, los austríacos son el pueblo más astuto del mundo: ¡han logrado convertir a Beethoven en austríaco y a Hitler en alemán!” Una alquimia parecida es la que la izquierda ha llevado a cabo con la crisis actual: la causa es el liberalismo, por lo que la solución debe buscarse en el Estado. No fue la política monetaria expansiva, ni las regulaciones que obligaban a los bancos a otorgar créditos a personas insolventes. No fueron las medidas populacheras y cortoplacistas para mantener a la muchachada contenta las que desencadenaron esta crisis. Fue todo idea de los banqueros, los tomadores de créditos y los especuladores de la bolsa, quienes libremente decidieron que era hora de quebrar, abandonar sus hogares y perder millones, para darle un poco de emoción a sus vidas.

En los últimos días, nuestra PrimerA PresidentA electa, se ha dedicado a repetir a quien quisiera escucharla que el Estado tiene un rol fundamental que cumplir en la vida en sociedad. El problema está en cuál es ese rol. Porque en la Argentina, el aparato estatal está involucrado en tantas actividades que deja de cumplir la única que justifica su existencia: proveer seguridad. El Estado simplemente existe para que nadie sea juez y parte, de forma que las facciones no puedan oprimir los derechos individuales. La razón de ser del Estado y de su organización republicana es que ninguna mayoría pueda imponerse a las minorías. No hay necesidad de articular, ni promover ni desarrollar nada; cada uno es capaz de cuidarse, controlarse y regularse a sí mismo. Éstas son justamente las “reglas del mercado”: dejar que cada uno busque su propia felicidad como le plazca, siempre y cuando no impida a nadie más hacerlo. En el camino habrá equivocaciones y aciertos, pero la responsabilidad siempre debe ser asumida por el individuo libre.

Sin embargo, la óptica del gobierno K es totalmente opuesta, tal como sostuvo la Barbie del subdesarrollo: “En este momento de crisis internacional, nuestro deber como dirigentes políticos de la Argentina, es cuidar el trabajo de los argentinos, cuidar la inversión de nuestros empresarios y de nuestros comerciantes.” Y por lo tanto, van a seguir ahogándonos con los impuestos para aumentar el gasto público y mantener a la patria choripanera de su lado, negando la inflación, cerrándonos al mundo a partir del aumento de los aranceles y, si le hacen caso a “sus” empresarios de la UIA, bajando nuestro poder adquisitivo con una nueva devaluación. ¡Y van por más! “Fue hace muchos años también cuando hubo una gran depresión allá en el ’30, el famoso new deal, de Roosvelt que, además, nos va a ayudar a nosotros, a los argentinos, a seguir dotándonos de la infraestructura económica y social que tanta falta nos hace, pero que también y al mismo tiempo, nos va a permitir mantener el nivel de actividad económica que es mantener el empleo de los argentinos.” La pregunta es si, siguiendo a Roosevelt, el gobierno argentino va a profundizar el control de capitales, continuará con el esquema de subsidios cruzados para evitar sincerar la economía, expropiará los dólares de los bancos privados entregándoles “certificados de dólares” del mismo modo que el presidente norteamericano hizo con el oro en los años ‘30, y seguirá una política de intervención creciente en las industrias. La ventaja con la que cuentan los payasos nacionales es que ellos pudieron cambiar a los jueces de la Corte Suprema, mientras que Roosevelt no. Estado Nacional y Popular 1; Constitución 0.

Pero el problema se agrava cuando los individuos que conforman la sociedad, anestesiados por el barniz de legitimidad con que el gobierno pretende embadurnar sus acciones, no reaccionan en defensa de sus derechos. Somos víctimas de los dictadores que se amparan en su origen democrático para llevar a cabo cualquier medida que se les ocurra, aunque contradiga el texto constitucional. La gran mentira que el gobierno nos quiere vender es que “ése es el gran mandante, la urna, la voluntad popular de las sociedades democráticas.” Mi vida no es democrática, y nadie tiene derecho a tomar decisiones por mí. La solución no está en incorporar más gente a las instancias decisorias de la política, sino en quitarle a la política la facultad de decidir por la gente. No quiero más representantes que hablen por mí, ni encuestas que me consulten sobre qué es lo que hay que hacer. No es cuestión de llegar a consensos para que la mayoría imponga cuál es la manera de proceder. La república, que en teoría nuestro país es, consiste en la defensa del derecho de cada uno de actuar de manera individual, de acuerdo a los propios valores, ideas y pasiones.

“Si prefieres el bienestar a la libertad, la tranquilidad de la servidumbre al animado desafío de ser libre, vete en paz a tu casa. No te pedimos tu consejo ni tu apoyo. Inclínate y lava la mano que te alimenta. Que tus cadenas sean livianas, y que la posteridad olvide que fuiste nuestro compatriota.”
Samuel Adams


El Hombre Olvidado

Feeds del sitio


Blogalaxia


Libertarian Blogs - Blog Catalog Blog Directory
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
contacto forgottenman.wordpress@gmail.com twitter.com/Lausen