Charla de café II

El siguiente, es un diálogo imaginario entre la Presidente (CFK), Martín Lousteau (ML), Juan Bautista Alberdi (JBA) y Thomas Sowell (TS)

 CFK: Hoy estamos aquí y siento que estamos en un momento histórico de la Patria. Venimos de historias diferentes, de experiencias diferentes, de lugares político sociales y hasta culturales diferentes, pero lo importante no es de dónde se viene sino hacia dónde vamos todos juntos. Quiero contarles la alegría que siento cuando veo nuevamente a los jóvenes argentinos, a las mujeres cantar con orgullo y emoción el himno nacional argentino agitando las banderas de la Patria. Siento realmente que estamos construyendo un nuevo tiempo, un nuevo país, donde hemos vuelto a sentir el orgullo de ser argentinos.

 JBA: La Patria, tal como la entendían los griegos y los romanos, era la asociación de las almas, de las personas y de los intereses de sus miembros. Su poder era omnipotente y sin límites respecto de los individuos de que se componía. La Patria, así entendida, era y tenía que ser la negación de la libertad individual. El hombre individual se debía todo entero a la Patria; le debía su alma, su persona, su voluntad, su fortuna, su vida, su familia, su honor. Reservar a la Patria alguna de esas cosas era traicionarla; era como un acto de impiedad. Ésta es la condición presente de las sociedades de origen greco-romano. Sus individuos, más bien que libres, son los siervos de la Patria. La Patria es libre, en cuanto absorbe y monopoliza las libertades de todos sus individuos; pero sus individuos no lo son porque el Gobierno les tiene todas sus libertades.

 CFK: La democracia es, esencialmente, el pueblo y los intereses del país, en conjunto, unidos, sin posibilidad de ser separados.

 JBA: Pero dejar en manos del Gobierno de la Patria todo el poder público adjudicado a la Patria misma, es dejar a todos los ciudadanos que componen el pueblo de la Patria sin el poder individual en que consiste la libertad individual, que es toda y la real libertad de los países que se gobiernan, que se educan, que se enriquecen y engrandecen a sí mismos, por la mano de sus particulares, no de sus Gobiernos.

 ML: Pero siempre debemos pensar en un país que nos incluya a todos, un país donde las enormes diferencias tiendan a diluirse, un país sustentable productiva y socialmente como es la convicción del Gobierno nacional.

 CFK: Es necesario que, además de que haya muchos ricos, haya muy pocos pobres y casi nada de pobres. Yo siempre les dije que mi ilusión sería que en la República Argentina no hubiera un solo pobre. Creo que ese día podríamos denominarnos una sociedad justa, mientras tanto, mientras haya alguien sin trabajo y sin comida vamos a seguir siendo una sociedad con un grado de inequidad inaceptable.

 TS: Algunos de los casos más importantes de confusión de identidad se encuentran entre los intelectuales que tienen problemas para recordar que no son Dios. La primera enseñanza de la economía es la escasez: nunca hay suficiente de algo para satisfacer plenamente a todos los que lo quieren. La primera enseñanza de la política consiste en ignorar la primera enseñanza de la economía. Muchos en la izquierda política están tan hipnotizados por la belleza de sus sueños que no pueden ver la horrible realidad que están creando en el mundo real.

 JBA: Los adelantos del país deben marchar necesariamente en proporción directa del número de sus egoístas inteligentes, laboriosos y enérgicos, y de las facilidades y garantías que su egoísmo fecundo y civilizador encuentra para ejercerse y desenvolverse. La sociedad sudamericana estaría salvada y asegurada en su porvenir de libertad y de progreso, desde que fuese el egoísmo inteligente y no el patriotismo egoísta el llamado a construir y edificar el edificio de las Repúblicas de Sud-América. El egoísmo bien entendido de los ciudadanos sólo es un vicio para el egoísmo de los Gobiernos que personifican a los Estados.

 

CFK: ¿Qué me quieren decir?

 JBA: Las sociedades que esperan su felicidad de la mano de sus gobiernos esperan una cosa que es contraria a la naturaleza. Por la naturaleza de las cosas, cada hombre tiene el encargo providencial de su propio bienestar y progreso, porque nadie puede amar el engrandecimiento de otro como el suyo propio; no hay medio más poderoso y eficaz de hacer la grandeza del cuerpo social que dejar a cada uno de sus miembros individuales el cuidado y poder pleno de labrar su personal engrandecimiento.

 TS: Irónicamente, la búsqueda de una mayor igualdad económica se promueve a través de una aún mayor desigualdad del poder político.

 CFK: Debo confesarles, siento un poco de pena y de dolor por estar discutiendo algunas cosas en la Argentina. Todavía quedan argentinos que no tienen trabajo, que tienen hambre o que aún teniendo un salario no les alcanza para vivir con la dignidad que todo hombre y toda mujer merece. ¿Cuál es nuestra obligación entonces como gobernantes? Tomar las decisiones que reequilibren a la sociedad, que nos permitan, además, garantizarles a todos los habitantes trabajo, vivienda, salud, educación y también producir riqueza.

 JBA: Cuando la Constitución proclama la libertad o derecho al trabajo, no da por eso a todo trabajador la seguridad de hallar trabajo siempre. La ley puede dar y da el derecho de ganar el pan por el trabajo; pero no puede obligar a comprar ese trabajo al que no lo necesita, porque eso sería contrario al principio de libertad que protege al que rechaza lo que no quiere ni necesita. Garantizar trabajo a cada obrero sería tan impracticable como asegurar a todo vendedor un comprador, a todo abogado un cliente, a todo médico un enfermo, a todo cómico, aunque fuese detestable, un auditorio. La ley no podría tener ese poder, sino a expensas de la libertad y de la propiedad, porque sería preciso que para dar a los unos lo quitase a los otros; y semejante ley no podría existir bajo el sistema de una Constitución que consagra a favor de todos los habitantes los principios de libertad y de propiedad como bases esenciales de la legislación.

 CFK: Permítanme contarles, a mi criterio, cómo es esto de tomar una decisión cuando uno tiene la responsabilidad de ser un presidente o una presidenta, un gobernador o un intendente, pero fundamentalmente una presidenta, no por una cuestión de jerarquía institucional, sino porque obliga a una mirada más abarcativa, a una mirada a todo el territorio. Tengo que mirar desde Jujuy hasta Ushuaia, desde Mendoza hasta el Río de la Plata y además mirar con precisión a cada uno de los sectores para ver cuáles son las medidas más razonables que defienden el interés de la Nación y el interés del pueblo, términos que ustedes saben son para mí, profundamente democrática, la convicción más íntima. La voluntad del pueblo siempre es inapelable, nos guste o no nos guste el resultado, y a eso me remito. Ése es el deber que siempre cumpliré como argentina por sobre todas las cosas, como Presidenta de todos los argentinos y para todos los argentinos.

 TS: Cualquiera que mire hacia atrás su propia vida y honestamente enfrente sus errores y defectos, seguramente encontrará una cuota de humildad, si no de humillación. Como mínimo, un viaje tan solemne por la calle de los recuerdos probablemente sugiera que los seres humanos en general (y él en particular) tienen serias limitaciones que deben mantenerse en mente a la hora de formular juicios morales o abogar por ciertas políticas sociales. Dadas nuestras limitaciones, ¿qué podemos hacer para mejorar el mundo?, y ¿qué NO podemos hacer? Una cosa que podemos hacer es intentar crear mejores reglas y cuidar que se apliquen a todos por igual. Lo que no podemos hacer, esto es, lo que no está dentro de nuestra capacidad intelectual ni moral, es decidir directamente quién merece ganar o perder, quién merece mayores ingresos y quién menores, qué grupos deben estar “representados” dónde y en qué proporción.

 JBA: El despotismo y la tiranía frecuente de los países de Sud-América no residen en el déspota y en el tirano, sino en la máquina o construcción mecánica del Estado, por lo cual todo el poder de sus individuos, refundido y condensado, cede en provecho de su Gobierno y queda en manos de su institución. Sumergida y ahogada la libertad de los individuos en ese caudal de poder público ilimitado y omnipotente, resulta de ello que la tiranía de la Patria, omnímoda y omnipotente, es ejercida en nombre de un patriotismo tras del cual vive eclipsada la libertad del individuo, que es la libertad patriótica por excelencia. Todos los crímenes públicos contra la libertad del hombre han podido ser cometidos, no sólo impune, sino legalmente, en nombre de la Patria omnipotente, invocada por su gobierno omnímodo. La libertad individual es el límite sagrado en que termina la autoridad de la Patria.

 CFK: Me acuerdo de mi abuela, una vieja asturiana inmigrante que vino como todos los inmigrantes con una mano atrás y la otra adelante a construir su vida en este país y siempre decía que es de bien nacido ser agradecido. Por eso, gracias a todos. Toda vez que sea necesario vamos a dialogar, a hablar. Los quiero mucho, aquí dentro, en el corazón.

Fuentes:
*Discursos presidenciales
*Conferencia de prensa de Martín Lousteau
*Sistema Económico y Rentístico para la Confederación Argentina (JB Alberdi)
*La omnipotencia del Estado es la negación de la libertad individual (JB Alberdi)
(Puede bajarse desde la sección de Downloads)
*Artículos varios de Thomas Sowell 
(Las traducciones de las citas fueron realizadas por The Forgotten Man)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El Hombre Olvidado

Feeds del sitio


Blogalaxia


Libertarian Blogs - Blog Catalog Blog Directory
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
contacto forgottenman.wordpress@gmail.com twitter.com/Lausen

A %d blogueros les gusta esto: