Archivo para 29 marzo 2008

Charla de café

 El siguiente es un diálogo imaginario entre Cristina Fernández de Kirchner (CFK), Martín Lousteau (ML), Ayn Rand (AR) y Juan Bautista Alberdi (JBA).

CFK: La verdad es que me parece que deberíamos hacer todos un ejercicio de reflexión. Creo que es importante este intercambio, estas reflexiones y este conocimiento sobre los temas que abordamos por aquello de lo que a mí siempre me gusta hablar, es decir, del rigor profesional o del rigor intelectual. Yo quiero permitirme, en esta tarde, de hoy, hablar de la profunda transformación que ha tenido nuestro país. Este último fin de semana largo nos tocó ver lo que yo denomino los piquetes de la abundancia, los piquetes de los sectores de mayor rentabilidad.

AR: Estamos en huelga. Ha llegado el momento de ver claro. Lo que ahora pretenden obligarnos a adorar es lo mismo que en otros tiempos quedó revestido con el carácter de dios o de rey: es la desnuda, torcida, insignificante figura del INCOMPETENTE HUMANO. Tal es el ideal de nuestros días, el objetivo a alcanzar, el propósito por el que vivir. Nosotros, en cambio, deberemos expiar la culpa de la inteligencia y trabajar para apoyarles en lo que ordenen, teniendo su placer como única recompensa. Dispondrán de nuestra energía porque nada tienen que ofrecer, y de nuestros productos porque no pueden fabricarlos.

CFK: Algunos sectores insisten con las mismas prácticas de siempre y parece que no están decididos ni a cambiar ni a comprender ni a entender.

AR: Cuentan con que continuaremos trabajando hasta el límite de lo inhumano, alimentándolos mientras nos dure la vida. Porque cuando nos derrumbemos surgirá otra víctima para sustituirnos; una víctima que luche por su supervivencia. Y el margen entre cada víctima sucesiva se irá haciendo menor. Pero esto no preocupa en lo más mínimo a los saqueadores. Su plan, como todos los planes de sus semejantes en el pasado, consiste sólo en que el botín les dure toda la vida. Siempre ha ocurrido así, porque en una generación no es posible agotar a todas las víctimas.

CFK: Si bien es un consuelo que haya tontos en todas partes, no nos convierte en nada distintivos ni siquiera en esta materia. Muchas veces resulta agobiante tener que seguir explicando siempre lo obvio. Hay en la Argentina como un ejercicio de tener que explicar las cosas que son obvias.

ML: En estos últimos años, el Gobierno ha venido utilizando, a los efectos de desacoplar la evolución del precio internacional de los alimentos del precio doméstico, los derechos de exportación, comúnmente denominados retenciones. Lo que pretendemos es aumentar el incentivo para la producción de aquellos insumos básicos que estamos utilizando los argentinos en nuestra dieta.

JBA: Al legislador, al hombre de Estado, al publicista, al escritor, sólo toca estudiar los principios económicos adoptados por la Constitución para tomarlos por guía obligatoria en todos los trabajos de legislación orgánica y reglamentaria. No pueden seguir otros principios, ni otra doctrina económica que los adaptados ya en la Constitución. La economía de la Constitución es expresión fiel de la economía real y normal que debe traer la prosperidad argentina; que no depende de sistema ni de partido político interior, pues la República no tiene ni tendrá más camino para escapar del desierto, de la pobreza y del atraso, que la libertad concedida del modo más amplio al trabajo industrial en todas sus fuerzas (tierra, capital y trabajo), y en todas sus aplicaciones (agricultura, comercio y fábricas).

CFK: Pero ya sabemos que el mercado no es perfecto y que necesita de la intervención como sucede en todos los países del mundo.

JBA: El gobierno tiene el poder de estorbar o ayudar a su producción, pero no es obra suya la creación de la riqueza. Hay leyes que quitan a la tierra su poder productivo, y la esterilizan en manos de sus poseedores.

AR: Cuando una sociedad establece la existencia de criminales por derecho y de saqueadores legales, es decir, de hombres que utilizan la fuerza para apoderarse de la riqueza de las víctimas desarmadas, el dinero se convierte en vengador de quien lo creó. Tales maleantes creen seguro robar a seres indefensos en cuanto han aprobado una ley que los desarme. Pero su botín se convierte en imán para otros como ellos, que se lo arrebatarán a su vez, y así continúa la carrera, venciendo, no el más diestro en la producción, sino quienes emplean mayor brutalidad y rudeza. Cuando la fuerza se convierte en estandarte, el criminal vence sobre el ratero, pero entonces la sociedad desaparece entre un cúmulo de ruinas y de crímenes. Ni un océano de lágrimas ni todos los cañones de la tierra podrán transformar los pedazos de papel que lleva en la cartera en el pan necesario para sobrevivir mañana.

JBA: Toda ley que quita al poseedor o detentador actual el estímulo de la propiedad completa y absoluta, le vuelve indolente porque nada le deja que excite su actividad, le hace perezoso por la incertidumbre en que deja su propiedad o tenencia; le hace devastador y dispendioso, formándole un interés en consumir lo que debe arrebatarle el sucesor impuesto. Algunos socialistas de esta época, menos audaces que los que negaron el derecho de propiedad, han sostenido que el Estado tenía legítimo poder para limitar el uso y disponibilidad de la propiedad, ya que no el de desconocer el derecho de su existencia. Sea cual fuere el vigor de esta doctrina, ella es inconciliable con el artículo 14 de la Constitución argentina y con la noción del derecho de propiedad. La propiedad es el móvil y estímulo de la producción, el aliciente del trabajo, y un término remuneratorio de los afanes de la industria. La propiedad no tiene valor ni atractivo, no es riqueza propiamente cuando no es inviolable por la ley y en el hecho.

ML: También la Presidenta ha manifestado en distintas oportunidades la necesidad de dotar a las distintas actividades de un marco de previsibilidad.

JBA: Organizar la agricultura según la mente de la Constitución moderna es organizar su libertad. La única intervención que, según ese código, puede ejercer la ley en este ramo de la industria nacional, debe tener por objeto desembarazar de toda traba y obstáculo al trabajo agrícola, facilitando todos los medios de poner a su alcance los opulentos recursos y manantiales de riqueza que presenta nuestra tierra digna del nombre de argentina, que lleva como símbolo de su riqueza incomparable. El trabajo, el capital y la tierra no pueden desempeñar sus funciones productoras, ni la riqueza puede tener desarrollo cuando el hombre no ve asegurado el señorío de su persona por el apoyo de la Constitución contra las agresiones de la ley, de la autoridad y del interés particular.

CFK: Somos un país que estamos en condiciones de producir alimentos para más de 500 millones de personas, pero al mismo tiempo, por el alto grado de competitividad que hemos adquirido y tecnología en la producción de esos alimentos y una población que no alcanza a los 40 millones, podemos sostener precios internos que permitan calidad de vida a nuestra sociedad. Está bien, nadie critica que puedan comprarse una 4×4 o que vivan bien y que tengan lo que tantísimos argentinos querrían tener; lo que no me parece bien es que además quieran hacerlo a costa de que otros argentinos no puedan acceder a las cuestiones más elementales.

AR: El lazo común entre los hombres no es un intercambio de sufrimientos, sino el de mercancías. ¿Consigue el dinero quien inventa un motor a expensas de quienes no lo inventaron? ¿Lo consigue el inteligente a expensas del tonto? ¿El capacitado a expensas del incompetente? ¿El ambicioso a expensas del holgazán? El dinero se hace antes de que pueda ser arrebatado por un ladrón o solicitado mediante lágrimas, por el esfuerzo de todo hombre honrado, y en la medida de la capacidad de cada cual.

CFK: No me voy a someter a ninguna extorsión. Estas son las cosas en las que tenemos que ocuparnos los hombres y las mujeres que hemos sido electos por la voluntad popular para representar los intereses del pueblo. Representar los intereses del pueblo significa, esencialmente, mejorar su calidad de vida.

AR: El dinero no conseguirá inteligencia para el tonto, ni admiración para el cobarde, ni respeto para el incompetente. Una sociedad que roba al individuo el producto de su esfuerzo no es, estrictamente hablando, una sociedad, sino una turba, una banda de asaltantes institucionalizada.

CFK: ¿Cómo se hace la distribución del ingreso si no es, precisamente, sobre aquellos sectores que tienen rentas extraordinarias? Si no, ¿de qué ejercicio me están hablando en materia de distribución del ingreso, a quién le vamos a pedir, a los países fronterizos, a quién, qué es la distribución del ingreso?

JBA: La riqueza no nace por nacer: tiene por objeto satisfacer las necesidades del hombre que la forma. Así es que luego que existe, ocurre averiguar cómo se reparte o distribuye entre los que han concurrido a producirla. Para esto es producida; y si el productor no percibe la parte que corresponde a su colaboración, deja de colaborar en lo sucesivo, o trabaja débilmente, la riqueza decae y con ella la prosperidad de la Nación. Luego es preciso que se cumpla la ley natural, que hace a cada productor dueño de la utilidad o provecho correspondiente al servicio de su trabajo, de su capital o de su tierra, en la producción de la riqueza común y partible.

CFK: Se habla también de la voracidad fiscal. Es bueno explicar estas cosas.

JBA: Hasta aquí el peor enemigo de la riqueza del país ha sido la riqueza del Fisco. Después de ser máquinas del fisco español, hemos pasado a serlo del fisco nacional: he ahí toda la diferencia. Después de ser colonos de España, lo hemos sido de nuestros gobiernos patrios: siempre estados fiscales, siempre máquinas serviles de rentas, que jamás llegan, porque la miseria y el atraso nada pueden residuar.

CFK: ¿Con qué fondos creen que se construyen estas obras de infraestructura, la Ruta 9? 18.000 millones de dólares hasta ahora únicamente en obras viales, hace poco inauguré la 81 que atraviesa la provincia de Formosa y 5.600 millones de dólares más que vamos a invertir este año.

JBA: Lo que agota y destruye la riqueza privada no es la contribución, pues al contrario ésta la defiende y conserva; es el despojo, el pillaje que hace el despotismo, no para sus gastos, sino para sus excesos.

AR: La idea contra la que lucho: la de que la necesidad es un ídolo ansioso de sacrificios humanos; la de que la pobreza de algunos es la hoja de una guillotina pendiente sobre otros; la de que todos hemos de vivir con nuestro trabajo, nuestras esperanzas, nuestros planes y esfuerzos, a merced del momento en que la hoja caiga sobre nosotros, y la de que el alcance de nuestra habilidad es el alcance del peligro que corremos, de modo que el éxito nos decapite, mientras el fracaso nos daría el derecho a tirar de la cuerda. Cuando el comercio se efectúa, no por consentimiento de sus partes, sino por obligación; cuando, con el fin de producir, se necesita permiso de quienes no producen nada; cuando el dinero fluye hacia quienes trafican no en géneros, sino en favores; cuando muchos se hacen ricos por el soborno, por la presión, más que por el trabajo, y las leyes no nos protegen contra ellos, sino que, al contrario, son ellos los protegidos contra nosotros; cuando la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en sacrificio, podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que nuestra sociedad está condenada.

CFK: Es muy difícil negar la realidad.

Fuentes:
*Discursos presidenciales
*Conferencia de prensa de Martín Lousteau
*La Rebelión de Atlas (Ayn Rand)
*Sistema Económico y Rentístico para la Confederación Argentina (JB Alberdi)

Anuncios

Discépolo y CFK


El Hombre Olvidado

Feeds del sitio


Blogalaxia


Libertarian Blogs - Blog Catalog Blog Directory
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
contacto forgottenman.wordpress@gmail.com twitter.com/Lausen