Hipocresía, buena memoria y nuestro deber patriótico

En la localidad santacruceña de Los Antiguos, el Excelentísimo se dedicó a una de sus actividades favoritas: hacer lo que él llama “reflexiones”, a través de las cuales intenta explicar lo inexplicable a los pobres mortales que pretende dirigir. “Terminemos con la hipocresía” fue el mensaje central de la perorata. Y en este patriótico blog, en el que no nos atreveríamos nunca a desobedecer al Líder Patagónico, haremos justamente lo que él nos pide: un breve repaso de las actitudes hipócritas de un gobierno mediocre.

 

“Es hora de tener muy buena memoria” no se cansa de repetir el Presidente. La pregunta es, ¿buena para qué? O, más específicamente, ¿buena para quién? Se nos exige una memoria suficientemente buena como para recordar las cifras con que, en cada aparición pública, nos martillan desde el gobierno a modo de evidencia del “fabuloso” crecimiento económico del país. Cifras mentirosas, por cierto, pero nuestra memoria no debería registrar esa clase de detalles. Como tampoco deberíamos ser capaces de recordar que la doble indemnización por despido dejaría de tener vigencia una vez que los índices de desocupación fueran de un dígito.

 

Se espera de nosotros que recordemos la incapacidad de los gobiernos anteriores cada vez que desde el atril el Caudillo del Sur escupe insultos contra Menem y sus secuaces, los “neoliberales noventistas”. “Desde la década del ’90 en momentos muy difíciles para la Patria, en Santa Cruz luchábamos contra las políticas centrales”, se atreve a afirmar el Presidente, que se siente avalado para mentir en el supuesto de que la memoria de todos los que escuchamos es muy buena, y obviará la declaración de amor que le hizo a Carlos en el 95 cuando visitó su provincia. Y escribo “su” provincia porque con total impunidad el Pingüino confesó haberle ordenado al actual gobernador “tenés que asumir en Santa Cruz”.

 

Otra operación mística que debe llevar a cabo nuestra memoria es la de recordar las imágenes de niños desnutridos en las provincias más pobres del país, a la hora de escuchar al Jefe de Gabinete explicar que no son esos chicos quienes deberían pagar la policía a los opulentos empresarios de la Capital Federal, de efectuarse el traspaso de la misma al Gobierno de la Ciudad. Por supuesto, no se espera que recordemos que, en cualquier caso, la policía que actúa en la Ciudad de Buenos Aires ya estaría siendo financiada por los pobres de otras provincias, y que lo que debería explicar el oficialismo es qué va a hacer con esos fondos si no se los pasa a la Jefatura de Gobierno. Incidentalmente, tampoco deberíamos acordarnos que es muy probable que la relación se dé a la inversa y sean los contribuyentes de la Capital quienes financian los planes sociales de las provincias más pobres.

Por otra parte, al referirse al modelo que su esposa habrá de profundizar, el Hegel criollo se jacta de haber desendeudado a la Argentina. Así, nos pide que recordemos que gracias al pago realizado al FMI hemos recuperado nuestra capacidad de pensar y de decidir nosotros mismos sobre las políticas a implementar en la Argentina”Sin embargo, es importante olvidar que la tasa que pagábamos por nuestra deuda con el Fondo era de 5%, mientras que al compañero Chávez deberemos pagarle una tasa de 10% por su compra de bonos por U$S 1.000 millones. Aparentemente, nuestra memoria no sólo debe ser muy buena, sino también bolivariana.

Continuando el tema económico, el oficialismo recuerda constantemente que el crecimiento está basado en el superávit fiscal y el de la cuenta comercial. Para que todos los hermanos argentinos (como le gusta llamarnos al esposo del Nuevo Amanecer de la Patria) nos alegremos con este despliegue de recursos estatales deberíamos olvidarnos de varias cosas.

En cuanto al superávit fiscal, deberíamos olvidar que está calculado a partir de impuestos que no están ajustados por inflación, por lo que terminan gravando ganancias inexistentes; y de aportes al sistema jubilatorio de reparto, que no son activos sino pasivos que contrae el gobierno. Aún más importante, deberíamos olvidarnos de que no importa si las finanzas públicas muestran un estado deficitario o superavitario, sino el tamaño del gasto, ya que éste se financia a partir de transferencias de recursos del sector privado (productivo) al sector público (improductivo).

En el caso del superávit de la cuenta comercial, lo que se nos exige que olvidemos es que se basa en un tipo de cambio subvaluado que, al encarecer las importaciones, obliga a los consumidores a pagar internamente un precio más caro por los productos. Y tampoco debemos recordar que la pregunta relevante en este punto es: ¿qué va a pasar cuando, debido a la inflación, la paridad real iguale a la nominal y el costo de las importaciones sea menor relativamente? ¿Habrá una nueva devaluación o un nuevo discurso?

Pareciera ser que no es bueno que nuestra memoria nos haga conscientes de que lo que el gobierno llama “logros económicos”, en la jerga de los consumidores se dice “pobreza”.

Quizás el problema soy yo, y es MI memoria la que falla. Puede ser, sin embargo, que aquél que declara poseer “la autoridad moral y política para hablar” no sea más que un hipócrita mentiroso. O, como dijera Lisandro de la Torre con respecto a Monseñor Franceschi, “un coleccionista de trivialidades con erudición de diccionario”.

Anuncios

0 Responses to “Hipocresía, buena memoria y nuestro deber patriótico”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




El Hombre Olvidado

Feeds del sitio


Blogalaxia


Libertarian Blogs - Blog Catalog Blog Directory
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
contacto forgottenman.wordpress@gmail.com twitter.com/Lausen

A %d blogueros les gusta esto: