Archivo para 31 julio 2007

Progresismo sexual

Como bien dice Armando Ribas, “los argentinos no inventaron la estupidez, sólo la practican”. Hoy en Clarín encontré una noticia que replica de manera casi exacta otra que había leído, con gran sorpresa, hace un par de semanas en un diario español.

Y ahora que lo pienso, tal vez el nombre del blog responde a nuestra cultura machista. Creo que lo voy a cambiar… de ahora en adelante, será “The Forgotten Woman”… o “The Woman”, porque forgotten hace referencia a nuestro estado actual de género discriminado… aunque the me parece que es un artículo que nos cosifica, así que quedará simplemente “Woman”… pero, sin embargo, esa distinción sexual no responde a nuestra lucha por la igualdad de derechos… ¡qué difícil es encontrar un nombre políticamente correcto estos días! 

Anuncios

Lo que hay que tener

“De qué vale vivir si no podemos abrir los ojos para un mundo mejor; de qué vale ser algo, intendente, legislador, gobernador o presidente si no tenemos el coraje ni lo que hay que tener para ayudar a que los argentinos puedan pensar en un mundo mejor”.
Néstor Kirchner

“Si el presidente cree que lo que hay que tener para gobernar es sentido común, es evidente que no lo tiene, y que navega no en un mar turbulento capitaneando un buque insignia con la costa a la vista, sino en un plato de sopa con un bote a punto de naufragar, observado por atónitos tripulantes que ya han vivido reiteradamente este espejismo.”
Enrique Resco

Frases cruzadas

“A mi me interesan los argentinos que están en sus casas, los que están en sus oficinas, los que manejan sus empresas, tengan absoluta claridad que este es el tema y van a seguir trabajando sobre este tema.”
Néstor Kirchner

“A los políticos les interesa la gente, lo cual no siempre es una virtud. También a las pulgas les interesan los perros.”
P.J. O’Rourke

Un poeta olvidado

Héctor Gagliardi es uno de mis poetas favoritos. Ayer, mientras releía Esquinas de Barrio, un libro que recopila algunas de sus poesías, me encontré con El dotor, una joyita que describe a nuestro señor presidente a la perfección:

Las va de improvisador
con discursos aprendidos,
habla con brío fingido
y cadencia de orador;
que la palabra de honor
la usa de servilleta…!
hijo de Vivo y Charleta
que te has vuelto roncador…!

Despertá de la anestesia
que vienen mal los borrados…!
tenés el caño oxidado,
fusil de la Independencia…
Jabonate la conciencia…!
y a éste sacale copia
vos… ganarás la parroquia…
cuando rematen la Iglesia

El nacimiento de una nueva doctrina

“Y entonces vino, al parecer, un sabio astuto, el inventor del miedo a los dioses… Ideó un cuento, una doctrina en extremo seductora, disimulando la verdad tras velos de mendaz sabiduría. Habló de la morada de dioses terribles, allá arriba, en bóvedas giratorias, donde ruge el trueno y los aterradores destellos del rayo ciegan la vista… Así ató a los hombres con las ligaduras del temor, y rodeándoles de dioses en hermosas moradas, los fascinó con su hechizo y los intimidó, transformando la ilegalidad en ley y en orden.”

Critias

“Ésta es la verdad, argentinos que están en sus casas, estén en claro, ésta es la verdad.” Me pregunto, ¿qué verdad? ¿Será la Verdad Revelada? Y es que últimamente, los discursos presidenciales, tanto del Señor como de la Señora, están cargados de una simbología mística, religiosa, hasta podría decirse dogmática. A tal punto que, una vez extinguidos los últimos ecos del “Muchas gracias” que indica el final de la diatriba nuestra de cada día, no sé si indignarme, romper el televisor o caer de rodillas al grito de Amén.

Las teorías conspirativas de la Divina Pareja no son una novedad. Muchos han caído en la lista de herejes enemigos de la gobernabilidad: empresarios, periodistas, escritores. ¡Hasta el propio clima atenta contra el crecimiento económico! En palabras de nuestro Profeta Patagónico: “acá se están moviendo otras cosas” que “vienen por el volteo de los argentinos.” Pero no se asusten, hermanos y hermanas. Él está aquí para salvarnos. Ni siquiera a la muerte hemos de temer porque con Su sola presencia Él consigue “la incorporación a la vida de millones de argentinos.”

¿Pero de qué sirve vivir si desconocemos el propósito de nuestra existencia? ¿Para qué caminar si ignoramos el rumbo? Nuevamente, en la Sagrada Palabra encontramos la respuesta: “aspiramos a conducir la vida de los argentinos” declara Ella; “caminamos hacia la salida del Infierno” nos tranquiliza Él. Sin embargo, en su infinita sabiduría, los Guías Espirituales conocen nuestra cobarde naturaleza, y así manifiestan que “los argentinos necesitan certezas.” Por eso, aclaran que “el 10 de diciembre (…) estamos entrando en la puerta del Purgatorio.”

Pero éste no es el final del camino. Existe un propósito superior, y es “que la Argentina entre al lugar donde nuestros próceres soñaron.” Nuestros Líderes están “pensando en la construcción de un proyecto colectivo para la Argentina que definitivamente nos abra el amanecer que todos los argentinos necesitamos”: “Cristina será el nuevo amanecer de la Patria.”

 ¿Aleluya? ¿Amén? ¿Mi más sentido pésame? ¿Qué se supone que debemos contestar frente a tamaña declaración? ¿Verdaderamente nos consideran tan estúpidos como para hablarnos en esos términos? No quiero justificar la mentira de Blumberg con respecto a su educación académica, pero por lo menos ¡él sólo se hacía llamar ingeniero!

Hombres olvidados del mundo, uníos!

Los políticos K no son los únicos que tienen convicciones. Yo también las tengo, y es por eso que me niego a votar a Cristina. Estoy convencida de que el Estado debería funcionar simplemente como policía, y usar el monopolio de la fuerza en defensa de los derechos individuales. Estoy convencida de que no hay nadie en este mundo que pueda arrogarse el derecho a decirme qué tengo que hacer con mi vida, ni a decidir por mí cuáles son mis intereses. Estoy convencida de que no quiero ser sacrificada para beneficiar a los brutos, ignorantes, chantas y vagos que conforman el Gobierno. Por todas estas razones, NO VOTO A CRISTINA. Vos, ¿por qué no la votás?

lv1b.jpg

Cuentito KK

Por Enrique Resco

Ya era de noche. Me metí debajo de las frazadas, apagué la luz, cerré los ojos y, con una sonrisa mezcla de paz y tranquilidad, me dispuse a dormir plácidamente.

De pronto vi un púlpito gigante, con fastuosas ornamentaciones de dudoso buen gusto y poco cuidadas, como descascaradas.

 Subido al mismo, un hombre delgado y alto, con un rostro que no parecía humano.

Tenía una especie de pico grotesco. Hablaba, hablaba y hablaba

Aunque me pareció desagradable, comencé a prestarle atención a lo que decía porque llevaba una gorra con visera, tipo militar, que tenía una inscripción grande : SUPREMO.

Dispuesto a concentrarme en sus dichos, me di cuenta que yo estaba parado en un gigantesco playón rodeado de gente que, como yo, pretendía escuchar el mensaje del  SUPREMO.

El discurso me impactó por dos razones. Por un lado hablaba en voz muy alta e imperativa, diría que a los gritos y con una tendencia que lindaba más con la soberbia que con la seguridad.

 El mensaje hablaba de los esfuerzos que había hecho el  SUPREMO para lograr nuestro bienestar.

  Entendí que se refería a mi y a las otras personas que estaban en el playón. En realidad estaba bastante claro porque nos llamaba pueblo y vi que tanto yo como los demás teníamos una vincha elástica blanca en la cabeza que con letras rojas decía PUEBLO.Remarcaba los logros de su gestión que había comenzado hacía 4 años y que, a raíz de la cantidad de éxitos obtenidos había decidido prolongarla a perpetuidad ya sea en cabeza de él, su señora esposa , hijos, nietos o quien correspondiera en la sucesión monárquica.

El tema fundamental que trató (o gritó) fue que a partir del mes próximo y para lograr acrecentar nuestra felicidad, la leche y el chocolate que él sabía que tanto nos gustaba, se venderían a precio subsidiado.

Los repartirían los comisarios rotativos y vitalicios, designados oportunamente por él, y serían entregados en las unidades básicas, comenzando hoy para todos los que con su apoyo habíamos logrado darle un marco imponente a la concentración.

Concluyó entonces el discurso con referencias a la lucha que lleva a cabo contra los enemigos de nuestra felicidad y nos pidió el apoyo para eliminar a todos estos desalmados materialistas.

Inmediatamente comenzó la desconcentración y se formaron largas colas para retirar la leche y el chocolate, que en esta oportunidad se regalarían, conformándose las mismas de acuerdo a las indicaciones de los comisarios. Como yo no conocía a ninguno, quedé casi al final de la fila con la ilusión de que me tocara la dádiva.

 Pronto me di cuenta que en realidad no me gustaba la leche ni el chocolate. Le pregunté a quien estaba delante mío en la cola:

         ¿Te gusta la leche? ¿El chocolate?         No         ¿Y entonces para que estás en la cola?         Me la regalan y, si bien no me gusta, debo acostumbrarme a consumirlos porque es lo único que está barato y además le gusta a la mayoría.          ¿Y no podés cambiarlos por otros productos? ¿Carne, pan, etc?         No hay carne ni pan. Antes se podían comprar muy baratos, pero desaparecieron.         En el futuro ¿no pensás que también se acabarán el chocolate y la leche?         No, el SUPREMO dijo que lo que ocurrió antes era producto de los especuladores que lucraban desmedidamente y como ahora quebraron ya no ocurrirá. Él se sacrifica por nosotros, lo escuchaste ¿no?         ¿Y por qué si es un sacrificio para él hace tantos esfuerzos para seguir siendo el SUPREMO y no le deja a otro tan ingrata tarea?         Voy a creer que dudás del espíritu sublime y del alma solidaria de nuestro benefactor.          ¿Por qué sos tan terminante en tus respuestas? ¿Cómo estás tan convencido de que sabés la única verdad?         Deberías informarte bien. El multimedios La Liga que tiene canal de televisión por aire, dos cables, doce diarios y seis radios lo repite permanentemente. Y si ves en cable a los hermanitos Panquequín, ellos te lo explican fácilmente.          Opino distinto y quiero comer lo que me gusta. Ya mismo me voy a sacar la vincha.         ¡Nooooo…! No lo hagas. Si te presentás como un enemigo del cambio propuesto por el  SUPREMO voy a tener que denunciarte. La unidad del pueblo tras el proyecto de nuestro líder abarca a todos. A Los que no lo quieren entender debemos eliminarlos. Lo escuchaste recién al SUPREMO.Rápidamente estiré mi mano hacia el velador para encenderlo mientras respiraba agitadamente.

Accioné varias veces la perilla y no encendía. Pensando que no funcionaba, me levanté rápidamente de la cama. Y tan rápido fue que me tropecé con las pantuflas y me esguincé un tobillo.

A pesar de eso, con dificultad me reincorporé y accioné la llave de luz de la habitación. No encendió.

¡¡Cortaron la luz!!

Me vino a la mente la imagen del SUPREMO. ¡Me acordé de él!

Bueno… no quiero ser injusto, más de la madre y de la hermana.

chek.jpg


El Hombre Olvidado

Feeds del sitio


Blogalaxia


Libertarian Blogs - Blog Catalog Blog Directory
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
contacto forgottenman.wordpress@gmail.com twitter.com/Lausen